Los padrinos de toda tu boda

Si ya estas con temas de la boda seguramente en algún momento has pensado en los padrinos, de arras, de lazo, de ramo, de velación, etc. Es un momento en el que te darás cuenta de quiénes son las personas que te han acompañado en momentos importantes de tu vida, los padrinos muchas veces suelen ser los mejores amigos de los novios, familiares muy especiales o incluso la persona que presentó, y ellos serán los seleccionados para tener un papel importante en tu ceremonia religiosa…

Ok, también sabemos que un padrino es un apoyo económico con todos los gastos que se vienen con la boda, pero es muy importante (y de una vez te lo decimos) NO abusar en la cantidad de padrinos para tu boda.

¿Por qué?

Hemos visto casos donde existen padrinos de cosas que ni te imaginas (padrinos de servilletas o de platos para pastel), y muchas veces en lugar de tener una boda como tú te la imaginabas, terminas con un pequeño revoltijo de talentos familiares a medio aplicar.

Si, lo sabemos, todos tenemos la clásica tía que posee la receta secreta de esos pasteles inigualables que tanto nos gustan, pero, hay que entender que un talento familiar no siempre es una buena opción para incluir en tu boda (a menos que tus primos sean Maroon Five y quieran agregar un poco de azúcar a tu fiesta) por dos simples razones:

Si es un familiar vas a desear que se divierta y no que esté trabajando o preocupándose; también porque un padrino que cubre una parte de tu boda como proveedor puede que no entienda del todo lo que buscas para tu día especial (es ahí donde los pasteles de tu tía pueden desentonar por completo con el color de tu vestido).

Suele pasar que casualmente algún familiar o amigo tiene un grupo musical o es DJ o es fotógrafo, y quiere colaborar con su talento para tu boda, y ciegamente los novios aceptan sin preocuparse mucho en manos de quién dejan la responsabilidad.

Con esto no queremos decir que tu boda será un fracaso por incluir el talento de algún familiar o amigo, pero si debes de tomar en cuenta que el día de la boda es único e irrepetible, así que si tu amigo de la oficina te ofrece  gratis su show de imitador de Juan Gabriel, mejor piénsalo dos veces.

¿Cuál es nuestro consejo?

Un padrino cumple una función económica y simbólica al mismo tiempo, pero eres tu quien decide si en tu boda vas a tener a un profesional a cargo del uno de los días más importantes de tu vida o preferirás tomar la amable (y económica) oferta que te hizo tu amigo que acaba de comprarse su cámara profesional para tomar todas las fotos de tu boda.

Apadrina lo necesario, no exageres en los presupuestos y si algún familiar o amigo ofrece su talento tómalo porque estas convencida de que hace un buen trabajo y no sólo porque es una opción más económica; recuerda que no hay nada mejor que dejar las cosas en manos de los expertos que sabrán hacer tu boda un sueño hecho realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *